«

»

ago 30

Mascotas Exóticas

Vamos  a comenzar citando las palabras de Amable Sánchez, un veterinario especialista en animales exóticos que en una entrevista manifestó: “Mi especialidad no tendría que existir porque la gente no debería tener animales exóticos en sus casas”.

Se está convirtiendo en una moda la tenencia de animales como serpientes, iguanas, tortugas de Florida, lagartos, murciélagos de la fruta, erizos africanos, chinchillas, petauros del azúcar, wallaby de Bennet, cobayas, hurones, cotorras, aves tropicales como loros y papagayos…

Presentación1

Ese esnobismo de ir a lo extraño, ese afán de exclusividad, ese capricho, tiene un alto precio: en primer lugar, hay tratamientos de enfermedades derivadas del mal manejo del animal que cuestan muchísimo más que la propia mascota, en ocasiones decenas de veces ese precio; y en este mal manejo destaca el no proporcionarles las condiciones que necesitan (fuentes de calor, renovación de agua…) y que supondrían también,  en ocasiones, un alto costo.

Además, se corre el riesgo de introducir en nuestro hábitat especies extrañas que lleguen a amenazar a las autóctonas; esto ocurre cuando el propietario se cansa del animal: no es fácil aguantar a esa preciosa cotorra de Kramer o a esa cotorra argentina, que en la tienda nos ha encantado o de la que se ha encaprichado nuestro hijo,  emitiendo sonidos ensordecedores en nuestra vivienda.

Y, finalmente, estos animales pueden ocasionar un importante número de zoonosis (enfermedades transmisibles al hombre). Han sido varios los brotes de psitacosis, grave enfermedad pulmonar, que se han producido en nuestro país por la convivencia con aves como loros o papagayos, pues el contagio se produce por vía aerógena, es decir, al respirar un ambiente contaminado. En EEUU fueron prohibidas las tortugas de menos de 11 cms, porque son reservorios de salmonella, como las iguanas, tan de moda,  y muchos otros reptiles, que incluso pueden ocasionar meningitis en niños, especialmente en menores de cinco años y en personas inmunodeprimidas; el resultado de dicha prohibición fue una importante reducción de los casos de salmonelosis en personas. Los reptiles en general son portadores de salmonella aunque el análisis de sus heces arroje resultado negativo.

La importación de mascotas exóticas incluso puede dar lugar a la introducción de nuevas enfermedades en un país: en 2003, se produjo un brote de viruela simia que afectó a tres estados de EEUU: a una tienda de animales exóticos había llegado desde África una rata gigante de Gambia, portadora del virus de la viruela simia: el resultado fue que varias decenas de  personas sufrieron dicha enfermedad, menos letal que la ya extinguida viruela humana, pero aun así, con un 10% de mortalidad. El episodio derivó, lógicamente, en la prohibición de la importación de roedores procedentes de África, pero quizá la medida idónea en cualquier país debería ser la prohibición de la importación de cualquier tipo de mascota exótica o, al menos, endurecer las condiciones que la permitan, amén de incrementar las medidas de vigilancia encaminadas a la lucha contra la importación ilegal de animales.

Como conclusión, diremos que es preferible optar por animales de compañía “clásicos”, ya adaptados a nuestro entorno y sobre cuyos cuidados y riesgos sanitarios hay conocimiento sobrado y, por tanto, medidas preventivas adecuadas.

Imagen6

2 comentarios

  1. Curiosa

    Saludos desde Baul, me ha encantado este artículo curioso de mascotas exóticas, creo que es la primera vez que comento un artículo en esta web, pero la verdad es que me he sentido forzado.
    Grande tu blog, enhorabuena

  2. avesexoticasbarcelona

    Estaba buscando esta información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>