«

»

feb 02

LA CONSTITUCIÓN DE SUJETO I(a”). EL HOMO SAPIENS. Siguendo el texto del Premio Nobel J. Saramago: Caín

(a) La mirada científica.

(a”) La mirada Psicoanalítica.

Se recomienda la lectura conjunta.

La agresividad se manifiesta en  una  experiencia
que es subjetiva en su constitución misma.
(J. Lacan).

Voy a tratar de poner en palabras lo que sería la constitución del sujeto del inconsciente siguiendo al Caín de Saramago en su vertiente individual, social y cultural. Es decir, voy a describir algunos impasses de los Seres parlantes, sexuados y mortales. Entiendo que esto es lo que pretende Saramago al plantear en el libro que Caín no muere tras asesinar al hermano, sino que permanece en todos los parlantes por los restos de los restos.

EL SUJETO DEL INCONSCIENTE

1.      Primer tiempo mítico: del lenguaje de la necesidad a la matriz simbólica

Está claro que en el jardín del Eden no hay sexo, no hay sexualidad humana; solo había animalidad, sexualidad mítica, absoluta, donde la cópula aún no está interceptada por la lengua; por lo que está centrada en la reproducción, está menos desarrollada que en el hombre y no está tan alrededor del placer como en los humanos.

Las siguientes notas del libro así lo confirman:

  • …“tapar la desnudez”: solo se puede tapar la desnudez si hay conciencia de ella, de la diferencia física, del cuerpo y del placer.
  • …“la guerra de los sexos”: ésta nace con la expulsión del paraíso, cuando hay conciencia de la diferencia anatómica, por tanto sexual.
  • …“era una naturaleza todavía no dotada de códigos morales”, haciendo referencia a la carnalidad entre Lot y su hijo. Es decir, no existía la ética, solo lo animal, un animal puede copular con un hijo, con su madre, con hermana o hermano,…., solo hay que esperar la época de celo y/o el tiempo correspondiente a la madurez reproductora, en la naturaleza no existe la idea de parentesco, de familia como el hombre la entiende,  por eso el incesto está permitido, mientras que para el humano el incesto está interdicto.

Aún más, una relación con la mitología y el génesis que nos indica este origen del hombre. Estamos en el Antigüo Testamento que nos relata la Biblia, es decir el Génesis Bíblico de la creación. Pero también está la alusión mitológica pues además del dios Baal tenemos que el tercer hijo de Adan y Eva se llama Set, pero Set también es un Dios de la mitología Egipcia, al igual que  Baal. Es decir, Génesis y Mitología para el nacimiento ex nihilo del sujeto.

Saramago hace una alusión constante al lenguaje y su desarrollo, al lenguaje que precede al sujeto, lo captura, lo atrapa y lo transforma, cambiando el cuerpo animal por un cuerpo parlante, desvitalizado biológicamente, parasitado por la lengua y transformándolo en un Ser parlante, sexuado y mortal.

Esto se ve muy claro cuando hace los comentarios:

  • “ las tetas servían para mamar y poco más”
  •  “…prácticamente el mundo acaba de ser inaugurado, nos faltan todavía muchas palabras para intentar decir quienes somos… emitió sonidos inconexos, unos balbuceos sin sentido.”

Se trata aún del lenguaje de la necesidad. Es el momento mítico de todo ser humano, en la prehistoria del hombre dónde el olor, los senos de la madre, sus propios afectos en contacto con el hijo y el  Bla, Bla, Bla…inconexo y sin sentido del habla se comienza a constituir lo que en psicoanálisis se llama Real.

Pero lo Real es imposible de decir y la función del mito es la de velar ésta imposibilidad, por eso es que para los humanos es imposible de decir totalmente quienes somos. Es la construcción del sujeto que se caracteriza por  la repetición y el objeto original perdido, produciéndose un plus de satisfacción debido a que el lenguaje nos parasita, se encarna en el cuerpo y produce un goce sin utilidad.

Una de las características del ser humano es la sociabilidad, la capacidad de relacionarnos unos con otros, formando tribus,   pueblos,  naciones,  asociaciones y redes sociales…

El ser parlante, aunque prematuro, nace dotado para lo biológico, pero ha de concluir su madurez como si de una verdadera imago se tratara para poder realizarse, para tener acceso a lo social, para esto ha de constituirse y en la construcción de éste basamento social del sujeto es donde el psicoanálisis sitúa la agresividad primordial.

Conversaciones en la Subbética 5

Agresividad primordial.

¿Cómo lo puramente biológico se convierte en ser social?.

Entre los seis y dieciocho meses en el infans se produce, se forma una matriz simbólica que le permitirá después acceder a lo social gracias a que a partir de ella se podrá dar  “la dialéctica de la identificación con el otro”.

En este punto de maduración se da como una verdadera imago biológica y cuya función es la de relacionar el organismo con su realidad. Es  ese momento donde el niño si lo observamos no parece conocer su cuerpo; se mira los brazos, las manos, cualquier parte del cuerpo, como si no los conociera o puede llorar cuando llora el de al lado.  Para poderse diferenciar tiene que conseguir percibir su cuerpo como un todo global e independiente de los otros, este momento no se da de esta manera en el reino animal.

Es precisamente en la identificación con la imago del otro donde se instala la desdicha, la tragedia, el drama en definitiva de los celos primordiales.

Esta agresividad primordial es reprimida y aparece después  de diferentes maneras:

Caín.Pinyao2

  1. En los sueños, por ej. La caída de los dientes, asociada a malos augurios.
  2. Los niños en los juegos infantiles cortan cabezas, abren barrigas, destripan…
  3. En la propia manifestación del lenguaje, en el hablar propiamente dicho se nota es el lenguaje agresivo.
  4. Las pinturas de Jerónimo Bosco  y los museos chinos de Pinyago lo testimonian.
  5. Proyeccciones.
  6. La marca (donde sitúo el tatuaje, la marca de Caín), la marca  del significante en el cuerpo  libidinizandolo. La marca en la propia carne, es la señal que queda en un cuerpo naciente -por el hecho de ser parlante-, cuerpo sin historia que permite que las historias se den en él. Saramago lo capta y lo dice: “simples repeticiones de historias antigüas que somos”.

……………………………..

El asesinato:

Algunos comentarios con los que Caín justifica el asesinato:

  •  Los comentarios de los padres: “cuando Abel nazca todos los vecinos se extrañarán de la rosada blancura con que vendrá al mundo, como si fuese hijo de un ángel, o de un arcángel, o se un querubín, con perdón”, lo que quiere decir sin sexualidad.
  • Ante la ofrenda, el humo va hacia abajo. Si era preferido por los padres también lo era de Dios.

Estas justificaciones no son sino la forma en que aparecen los  celos primordiales que justifican el asesinato.

También este deseo estaba en Abel ¿Cómo sino las palabras de precipitación y agresividad que aluden a los sentimientos de Abel hacia Caín?

  • “la falta de piedad de Abel, la jactancia de Abel, el desprecio de Abel”, tras eso su muerte.

Como si Saramago justificara su asesinato diciendo en realidad que tenía los mismos sentimientos hacia Caín que éste hacia aquél.

2.       Tiempo mítico: Instauración de la Ley 

Aquí el autor sitúa el nacimiento de la ética, de la moral, en el asesinato del hermano: “He matado a mi hermano…., prácticamente el mundo acaba de ser inaugurado”.

No es en el momento en que lo sitúa el psicoanálisis – éste lo hace en el asesinato del padre- Hay que destacar aquí la fineza de Saramago que a pesar de su aparente deslizamiento se dio cuenta que el mundo se instaura tras un asesinato, que es este hecho el que funda la ley, es el asesinato (simbólico) del padre.

¿Sutil deslizamiento? NOoo…! La ley, el comienzo de la moral y al ética ya estaba fundada por eso es que Caín dice a Dios: “lo maté a él porque no quería matarte a tí”:  No quería, no podía, le era insoportable pensar que quiso, que mató míticamente al padre-dios –como mítico es imposible de decir-, es el segundo momento mítico en la constitución del sujeto. Momento Edípico.  Entonces, la ley y la moral nace tras el asesinato, tras la muerte mítica del padre.

         Introyección de la ley y conciencia dividida: el sujeto del inconsciente.

Se trata pues de un sueño, de un sueño que todo hijo tiene de ser único, de prevalecer con el primer objeto, un sueño superado gracias al operador, al mediador amor en ambos momentos:

  • En el primero permite la solidificación de la matriz simbólica y la percepción de un nuevo cuerpo, un cuerpo parlante, un cuerpo marcado, pero un cuerpo-todo, una unidad.
  • En el segundo permite invertir el odio hacia Dios, hacia el padre por amor, pues ¿ y… si mato a mi padre, quién me va a querer?, entonces prefiero que me amen, prefiero que me quieran, invierto los sentimientos y quiero a mi padre, en ocasiones los sentimientos negativos se vuelven contra el propio sujeto,  los introyecto, es la aceptación de la  ley.

Teniendo en cuenta los dos momentos míticos, aparecen dos inclinaciones:

  1.    El eros, el amor, la sexualidad, la fuerza de la vida y
  2.    El tánatos, la pulsión de muerte, con sus dos vertientes una hacia el exterior, ya sean guerras u otras acciones y otra vertiente de la pulsión hacia el interior del propio sujeto.

A partir de aquí tenemos:

  • La conciencia dividida :
  1. Superyo: “…bajo mi protección y bajo mi censura, te vigilaré donde quiera que vayas”.
  2. Duda, justificación de la guerra y paso del deseo agresivo al inconsciente: ¡con cuántos justos se puede salvar Sodoma y Gomorra!.
  • Paternidad: aparición de sentimientos en el hombre, un hombre más moderno: Abraham no mata a su hijo.
  • El monoteismo, establecimiento de lo Uno: Moisés supone la superación del politeísmo, lo que impulsó un gran avance intelectual y cultural.

 

Antonia Lozano Sánchez

Psicoanalista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>