Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Linkedin
Buscador
Abrir sesion

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - El jefe de servicio de Dermatología, José Carlos Moreno, indica que la aplicación de toxina botulínica es, en la actualidad, la terapia más eficiente, pues paraliza temporalmente esta sudoración patológica sin recurrir a la cirugía. En torno al 90 por cien

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< El Hospital Reina Sofía realiza 726 trasplantes hepáticos en adultos y niños desde el inicio del programa
28 julio 2006 18:21 Antiguedad: 14 yrs

El jefe de servicio de Dermatología, José Carlos Moreno, indica que la aplicación de toxina botulínica es, en la actualidad, la terapia más eficiente, pues paraliza temporalmente esta sudoración patológica sin recurrir a la cirugía. En torno al 90 por cien

En el último año se han detectado y extirpado pólipos (lesiones que potencialmente podrían haber degenerado en cáncer) a un total de 73 de familiares directos de personas a las que se les había diagnosticado este tumor


El Hospital Universitario Reina Sofía dispone de una consulta dirigida a los familiares de pacientes diagnosticados de cáncer colorrectal en la que se realizan estudios con el fin de detectar la existencia de lesiones preneoplásicas y evitar el posible desarrollo de este carcinoma en los familiares directos con más riesgo de padecerlo.

El Dr. antonio Hervás en su consulta de digestivo

En el último año, desde junio de 2005 hasta el mismo mes de 2006, se han atendido a 285 familiares (171 mujeres y 114 hombres con una edad media de 49 años) de 128 pacientes con cáncer de colon tratados en el hospital. La exploración consiste en la realización de una colonoscopia (exploración endoscópica del colon) que permite identificar y, a la vez, extirpar los pólipos que pueden dar lugar más tarde al cáncer.

En el 73,7% de los casos, es decir, en 210 familiares, la exploración fue normal y no se detectó ningún síntoma de patología digestiva, mientras que en 73 personas (el 25,6%) se localizaron y extirparon pólipos y sólo en dos (el 0,7%) se diagnosticó cáncer de colon asintomático. Las lesiones se han detectado en una proporción similar en ambos sexos y con más frecuencia entre jóvenes que en mayores.

Detección de cánceres asintomáticos

El doctor Antonio Hervás, responsable de esta consulta, enfatiza los múltiples  beneficios que se derivan de la detección a tiempo de los pólipos, “pues evita que el cáncer pueda llegar a desarrollarse y también permite identificarlo en estadios muy precoces, incluso cuando no presentan síntomas”.
El especialista indica que en la misma visita en que se detecta el cáncer en el paciente también se informa al familiar que le acompaña sobre la elevada posibilidad de que se puedan ver afectados, especialmente, los familiares más directos. A partir de este momento, enfermo y acompañante se convierten en portavoces para que el resto de la familia se someta a un control adecuado si así lo desea.

De este modo, “le abrimos la puerta a los familiares directos de los pacientes para que se puedan realizar una colonoscopia y descartar cualquier lesión preneoplásica. La idea es realizar un diagnóstico antes de que exista cáncer y si éste ya se ha desarrollado, que se encuentre en un estadio poco avanzado para el que la extirpación sea sinónimo de curación”, explica este especialista de la Unidad Clínica de Aparato Digestivo.

La alta incidencia de este cáncer, el segundo más frecuente en ambos sexos, y la posibilidad de realizar una detección precoz mediante exploración a los familiares con más riesgo de desarrollarlo son los motivos principales que han llevado a los especialistas de digestivo del hospital cordobés a incluir esta prestación en su cartera de servicios.

Desde que aparece el pólipo hasta que se convierte en cáncer –aunque afortunadamente no todos derivan en tumor maligno- pueden pasar unos 10 años de media, “por lo que es posible y resulta ideal adelantarse a su diagnóstico antes incluso de que aparezca”, prosigue.

Familiares con más riesgo

El método de cribaje empleado resulta muy eficaz para impedir el desarrollo del cáncer mediante la extirpación de los pólipos. Este riesgo está relacionado directamente con el grado de parentesco, el número de familiares afectados en la familia (se tienen en cuenta los antecedentes de cáncer familiar) y la edad en el momento del diagnóstico de su familiar o familiares. La concurrencia de estas circunstancias determina el momento en que está indicada la realización de la colonoscopia.

La edad aconsejada para llevarla a cabo se sitúa entre los 40-50 años y la periodicidad varía de 10 a 5 años en función de si son familiares de primer, segundo o tercer grado. Sin embargo, el tiempo recomendado para el desarrollo de las exploraciones se reduce si se trata de un carcinoma colorrectal hereditario no asociado a poliposis o de poliposis adenomatosa familiar. En estos casos, el cribado consiste en realizar una colonoscopia cada uno o dos años a partir de los 20 a 25 años o 10 años antes de la edad de diagnóstico del familiar afecto más joven, según la circunstancia que se dé antes.

El Hospital Universitario Reina Sofía, donde se diagnostican anualmente unos 350 nuevos casos de cáncer colorrectal, brinda esta posibilidad a los familiares desde que comenzó la implantación del Proceso Asistencial Integrado de Cáncer Colorrectal (impulsado por la Consejería de Salud) en el hospital en mayo de 2003.

En España, es el segundo tumor más frecuente en ambos sexos, después del de pulmón y el de mama, la incidencia es de 31 casos por cada 100.000 habitantes en los varones y 19,6 casos por cada 100.000 habitantes en las mujeres y la tendencia es al incremento en la última década. Los principales síntomas asociados al desarrollo de carcinoma colorrectal son anemia, rectorragia y cambios del ritmo intestinal con pérdida de peso.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

1999-2020 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.