Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Linkedin
Buscador
Abrir sesion

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - Especialistas del Hospital Reina Sofía recuerdan a los epilépticos la importancia de no abandonar la medicación en verano

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< El Hospital Reina Sofía usa el dispositivo Essure para favorecer la fecundación en mujeres con problemas en las trompas
24 agosto 2012 11:52 Antiguedad: 8 yrs

Especialistas del Hospital Reina Sofía recuerdan a los epilépticos la importancia de no abandonar la medicación en verano

La consulta específica de epilepsia del complejo sanitario atendió el pasado año a un total de 1.023 pacientes, incluyendo revisiones y nuevos diagnósticos


Los especialistas del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba recuerdan que una de las principales claves del buen control de la epilepsia pasa por no interrupir la medicación prescrita y llaman especialmente la atención de los pacientes durante los meses de verano, en los que es frecuente que se relajen y en ocasiones olviden tomar los medicamentos. 

El doctor Cañadillas atiende la consulta de epilepsia

El doctor Cañadillas atiende la consulta de epilepsia

Así, el neurólogo responsable de la consulta específica de esta enfermedad en el Hospital Universitario Reina Sofía, Francisco Cañadillas, destaca la importancia de respetar las normas aconsejadas en la época estival, como en el resto del año, aunque los pacientes se encuentren asintomáticos. 

El médico explica que “la supresión de los fármacos antiepilépticos conlleva un alto riesgo, ya que pueden reaparecer las crisis e incluso producirse una situación de gravedad conocida como ‘estado epiléptico’, en la que las crisis se suceden una tras otra o bien se prolongan sin final”. Estos casos se asocian con secuelas importantes e incluso puede ocasionar el fallecimiento del paciente.  En este tiempo de vacaciones en el que cambian los horarios y son frecuentes las transgresiones, es imprescindible cumplir con las dosis establecidas y su horario, asegura el neurólogo. 

También aconseja este profesional extremar la precaución cuando se sale de viaje, sobre todo si se va al extranjero. En esta línea remarca que los pacientes deben llevar en un bolso de mano (no en la maleta) un informe que incluya el tipo de epilepsia que padece y tratamiento que recibe, la cantidad suficidente de medicamentos, dormir de 7 a 8 horas seguidas, no ingerir bebidas alcohólicas ni energéticas con alto contenido en cafeína y no aventurarse con practicas deportivas de alto riesgo como submarinismo, ala delta, montañismo, etc. 

Además, las personas dentro del grupo de las epilepsias con fotosensibilidad han de tener un cuidado especial con las luces intermitentes de las discotecas y con el reflejo de los rayos del sol en el agua, motivo por el que no deben permanecer en los bordes de las piscinas o flotando en colchones neumáticos.

Atención en 2011

Por la consulta de epilepsia que atiende el doctor Cañadillas han pasado en 2011 un total de 1.023 pacientes, de los que 737 han acudido a revisión y 286 a primera consulta. Concretamente, entre las personas que vinieron por primera vez se confirmó el diagnóstico de epilepsia en el 63% de los casos, es decir, en 180 pacientes. 

La prevalencia de la enfermedad se sitúa entre el 0,5 y el 1% de la población, por lo que se estima que en la provincia de Córdoba unas 6.000 personas pueden padecer la enfermedad de forma activa. Tres nuevos fármacos antiepilépticos se han comercializado recientemente para esta dolencia.

Esta patología, que constituye uno de los trastornos neurológicos más frecuentes, es un grupo heterogéneo de procesos que tienen en común el desarrollo de crisis repetidas desencadenadas por una descarga eléctrica anormal y excesiva de un conjunto de neuronas cerebrales que generalmente se expresan de manera repentina y transitoria y que se manifiesta por síntomas muy diversos entre los que destacan pérdida o alteración de conciencia, convulsiones, movimientos extraños estereotipados y caídas. 

La mayor incidencia de la epilepsia se produce en la infancia, durante los primeros años de vida del niño, y también a partir de los 65 años, asociada a otras patologías muy frecuentes en este grupo de edad avanzada como son los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades degenerativas. 

La relación de colaboración que se establece entre los neurólogos que tratan la epilepsia y las asociaciones de enfermos ha de ser estrecha, justificada, entre otras razones por la  problemática social que sufren estas personas en las diferentes etapas de la vida y que tienen que ver generalmente con el proceso de escolarización y aprendizaje, el acceso al mercado laboral, la conservación del puesto de trabajo, la conducción de vehículos a motor y el desarrollo de actividades deportivas o tareas domésticas. 

Aproximadamente el 70% de los pacientes pueden realizar su vida socio-laboral con normalidad, con la desaparición definitiva de las crisis, en muchos casos, si respeta la medicación prescrita y se controlan los factores desencadenantes de la enfermedad. Las principales restricciones de esta patología se asocian al consumo de alcohol, la pérdida de horas de sueño y la práctica de deportes de riesgo extremo. Por su parte, el 30% restante puede seguir sufriendo crisis a pesar del tratamiento farmacológico y algunos de estos, tras un profundo estudio previo, pueden ser candidatos a someterse a estimulación cerebral o cirugía curativa o paliativa.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

1999-2020 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.