Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Linkedin
Buscador
Abrir sesion

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - La Unidad del Dolor Agudo del Reina Sofía reduce las molestias de los pacientes tras la cirugía

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< El Reina Sofía realizó 154 trasplantes de órganos y tejidos en el primer semestre de este año
22 agosto 2005 16:37 Antiguedad: 15 yrs

La Unidad del Dolor Agudo del Reina Sofía reduce las molestias de los pacientes tras la cirugía

Desde que se puso en marcha esta unidad, hace más de un año, cada vez es menor el número de enfermos que sufre dolor postquirúrgico por encima de los niveles establecidos


Los especialistas de la Unidad del Dolor Agudo (UDA) del Hospital Universitario Reina Sofía, que empezó a funcionar en mayo del pasado año, han conseguido reducir el dolor de los pacientes después de ser intervenidos quirúrgicamente ampliando los procedimientos que permiten controlar el dolor postoperatorio, ofreciendo más información a los enfermos que pasan por el quirófano y, en definitiva, considerando el dolor como parte esencial del tratamiento.

Atención a un paciente en la Unidad de Dolor Agudo

El médico anestesista responsable de la UDA, Francisco Gómez Armenta, señala que “el alivio del dolor es fundamental para una recuperación rápida y para prevenir complicaciones. Por este motivo, hay que evitarlo o reducirlo siempre que sea posible porque se trata de un sufrimiento inútil”.

Para que el paciente valore su dolor tras la cirugía se emplea la escala EVA (escala analógica visual), que sitúa en cero la mínima sensación de dolor y en diez la máxima, y considera que el dolor está controlado cuando la valoración del enfermo no supera los cuatro puntos. En esta línea, el especialista indicó que las técnicas empleadas han permitido mejorar el control del dolor postquirúrgico de tal manera que si antes estaba controlado aproximadamente el 65 por ciento de los enfermos (para ellos la sensación de dolor era inferior a cuatro) ahora lo está el 90 por ciento de los pacientes intervenidos.

Sin embargo, el anestesista destacó que a pesar de “haber conseguido limitar de forma significativa el dolor de los pacientes hay que seguir trabajando para reducir al máximo posible la sensación de dolor por encima de tres puntos entre los pacientes medicados tras la cirugía”.

Balance primer año

Esta unidad atendió a un total de 830 pacientes de mayo de 2004 al mismo mes de este año y los especialistas realizaron 2.719 visitas a planta. En la mayoría de estos enfermos se consiguió eliminar o reducir el dolor (cuando la analgesia convencional no fue suficiente) aumentando su confort y satisfacción.

El doctor Gómez Armenta apuntó que “una información adecuada respecto al dolor también incide de forma positiva sobre la evolución postquirúrgica del paciente. Por este motivo, explica, “antes entregábamos un tríptico informativo al paciente en el área de hospitalización y a partir de ahora lo hacemos en la consulta de preanestesia para que lo puedan mirar con tranquilidad”.

El control del dolor, para el que existe una gran cantidad de medios, comienza en la fase intraoperatoria con la analgesia general y continúa con la evaluación de la intensidad del mismo mediante la escala numérica y la instauración del tratamiento más apropiado. Tras unas horas, una vez se estabilicen, los especialistas pasan a planta para seguir valorando y controlando el dolor del paciente entre las 48 a 72 horas posteriores al acto quirúrgico.

Las vías más frecuentes de aplicación de los tratamientos (mórficos y anestésicos locales) son la intravenosa y epidural. En cuanto a las técnicas destacan la perfusión continuada, la analgesia controlada por el paciente y los bloqueos nerviosos periféricos. Los pacientes intervenidos de tórax, cirugía abdominal alta, traumatología y cardiovascular son quienes con más frecuencia precisan de las atenciones de los especialistas de la UDA.

Además, la radiología intervencionista, el empleo de catéteres en curas dolorosas, las úlceras, las isquemias y las amputaciones también son procedimientos en los que se recurren a estos tratamientos para reducir la intensidad del dolor que provoca a los pacientes. En la UDA trabajan junto al doctor Gómez Armenta los anestesistas Virtudes García, Inmaculada Herrador, Dolores Fernández, Manuel Belmonte y Valle Blázquez y la enfermera Francisca Moreno.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

1999-2020 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.