Recomendaciones de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

Nº 37.- Conciliación de la medicación

Agosto/2019

Introducción

La conciliación de la medicación se define como un proceso formal consistente en comparar la medicación habitual del paciente con la medicación prescrita después de una transición asistencial o de un traslado dentro del propio nivel asistencial. Se trata de un proceso sistematizado y documentado que pretende disminuir los errores de medicación a lo largo de toda la atención sanitaria, garantizando que los pacientes reciben los medicamentos que necesitan y que estaban tomando previamente (con la dosis, vía y en la frecuencia correctas) y que se adecúan a la situación del paciente y/o a la nueva prescripción realizada en otro punto del sistema sanitario (urgencias, atención primaria, consultas externas, hospital, etc.).

Los errores de conciliación se derivan de problemas organizativos tales como la descoordinación entre niveles asistenciales, la falta de comunicación eficaz entre profesionales sanitarios (en relación con la información farmacoterapéutica) o la ausencia de un registro de la medicación del paciente adecuado, actualizado y accesible. La aparición de errores de conciliación también puede estar condicionada por la presencia de pluripatología, la polimedicación, la automedicación y la situación clínica o personal del paciente en las transiciones asistenciales.

Los estudios publicados ponen de manifiesto que en el 50 % de los pacientes ingresados en hospitales de agudos se producen errores de conciliación de la medicación, siendo aún mayores en las transiciones intrahospitalarias y afectando al menos al 40 % de los pacientes en el momento del alta.

Entre los diversos errores de conciliación que se pueden producir, los más frecuentes son los siguientes:

  • Omisión de medicamento: el paciente tomaba un medicamento necesario y no se ha prescrito, sin que exista justificación clínica explícita o implícita para omitirlo.
  • Diferente dosis, vía o frecuencia de administración: se modifica la dosis, vía o frecuencia de un medicamento que el paciente tomaba, sin que exista justificación clínica explícita o implícita para ello.
  • Prescripción incompleta: en pacientes con tratamiento crónico, la prescripción se realiza de forma incompleta y requiere aclaración.
  • Medicamento equivocado: se prescribe un nuevo medicamento sin justificación clínica, confundiéndolo con otro que el paciente tomaba y que no ha sido prescrito.
  • Inicio de medicación: se inicia un tratamiento que el paciente no tomaba antes y no hay justificación clínica, explícita o implícita, para el inicio.
  • Duplicidad: el paciente presenta una duplicidad entre la medicación previa y la nueva prescripción.
  • Interacción: el paciente presenta una interacción clínicamente relevante entre la medicación previa y la nueva prescripción.
  • Mantenimiento de medicación contraindicada: en pacientes con medicación crónica, se continúa una medicación contraindicada en la nueva situación clínica del paciente.

El error de omisión es el más frecuente (40-70 %), siendo los fármacos más afectados los cardiovasculares y los analgésicos en las personas ancianas.

Situación actual

El proceso de conciliación de la medicación debe ser una práctica integrada en la actividad asistencial diaria de los profesionales sanitarios, ya que ha demostrado ser una estrategia fundamental para reducir los errores de medicación, los costes de los tratamientos y los riesgos potenciales para los pacientes, aumentando así la seguridad en la práctica clínica.

En esta línea, la versión más actualizada de los manuales para la certificación de competencias (v 3.0) incluye la Evidencia “El profesional asegura la conciliación de la medicación en los pacientes atendidos”, que requiere que los profesionales que desean alcanzar su certificación aporten dos informes de práctica (dos casos reales) en los que hayan realizado dicha conciliación en los últimos 12 meses.

Se han analizado los 3.004 informes de práctica aportados por los profesionales en 1.502 proyectos de acreditación, finalizados entre enero de 2015 y junio de 2019, relacionados con la conciliación de la medicación:

  • el 98 % de estos profesionales afirma haber registrado en la historia de salud el listado completo de la medicación del paciente previa al ingreso (medicamentos, vía de administración, dosis, pauta y última dosis administrada).
  • el 99 % dice haber registrado la comunicación de la incidencia detectada al médico responsable del paciente y el 100 % afirma que existe registro de la comunicación al siguiente nivel asistencial de la lista actualizada y conciliada.
  • la conciliación se ha realizado al ingreso (médicos 30,5 %, enfermeros 27,6 %), durante la estancia hospitalaria (médicos 30,8 %, enfermeros 43,8 %), y al alta (médicos 38,7 %, enfermeros 28,6 %)
  • las incidencias mayoritariamente encontradas por los enfermeros han sido: inicio de medicación (26 %), omisión de medicamento (19,6 %), diferente medicamento (13,8 %) y otras (17,9 %). En los médicos han sido: inicio de medicación (27,6 %), diferente dosis, vía o frecuencia (22,8 %), diferente medicamento (21,7 %) y omisión de medicamento (11,2 %).

Recomendaciones

A pesar de que los procesos de certificación de competencias ponen de manifiesto el buen nivel de cumplimiento de los criterios de calidad relacionados con la conciliación de la medicación por parte de los profesionales acreditados, la ACSA propone las siguientes recomendaciones:

  • Hacer partícipes de todo el proceso de conciliación a todos los profesionales responsables del paciente, al propio paciente o a la persona que le cuida, con el objetivo de valorar la adherencia y/o la falta de comprensión de los tratamientos.
  • Utilizar formularios normalizados que permitan sistematizar el proceso de conciliación de la medicación.
  • Comentar con el profesional prescriptor las discrepancias encontradas para valorar su justificación y corregirlas, en su caso.
  • Documentar y comunicar adecuadamente los cambios realizados al siguiente responsable sanitario del paciente y al propio paciente.
  • Asignar un responsable de la conciliación de la medicación.
  • Conciliar la medicación en un plazo preestablecido: habitualmente, el tiempo asignado para la conciliación debe ser de 24 horas, salvo en el caso de discrepancias consideradas de riesgo (omisiones o cambios de dosis de medicación crítica o de medicamentos de riesgo).
  • Realizar una lista completa de los medicamentos del paciente al ingreso hospitalario y validar la lista de tratamiento con el paciente o la persona que le cuida.
  • Incluir la hoja de conciliación de medicación en un lugar visible de la historia de salud, fácilmente localizable o identificada con un color determinado.
  • Establecer un procedimiento por escrito para cada fase del proceso y tener acceso a la información de medicamentos y al consejo farmacéutico en cada paso del proceso de conciliación.
  • Utilizar la lista de conciliación de medicación cuando se prescriba una nueva orden de tratamiento.
  • Mejorar el acceso a la lista de medicamentos al ingreso, tales como la realización de campañas informativas para que los pacientes traigan su tratamiento al hospital cuando van a ingresar o mediante la promoción del acceso a los datos electrónicos del paciente.
  • Proporcionar educación y difusión sobre la conciliación de la medicación, así como dar información de los resultados del proceso.
  • Implicar a los pacientes en el proceso de conciliación de la medicación, para garantizar la coherencia de los registros de la medicación con los fármacos que el paciente toma realmente.
  • Disponer de registros electrónicos compartidos y accesibles por parte de todos los proveedores sanitarios, tanto públicos como privados, de atención primaria y de atención hospitalaria.
  • Impulsar la conciliación de la medicación en el ingreso y en los traslados, especialmente en el alta hospitalaria.

Referencias

  • Díaz-Agea J.L., Leal-Costa C, Echevarría-Pérez P, Martín-Robles Lopez-Martin C, Aquerreta I, Faus V, Idoate A. Medicines reconciliation in critically ill patients. Med Intensiva 2014 Jun-Jul; 38(5):283-7.
  • Huynh C, Tomlin S, Jani Y, Solaki GA, Haley H, Smith RE, et al. An evaluation of the epidemiology of medication discrepancies and clinical significance of medicines reconciliation in children admitted to hospital. Arch Dis Child 2016 Jan; 101(1): 67-71.
  • Andreoli L, Alexandra JF, Tesmoingt C, Eerdekens C, Macrez A, Papo T, Arnaud P, Papy E. Medication reconciliation: a prospective study in an internal medicine unit. Drugs Aging. 2014 May; 31(5): 387-93.
  • Brownlie K, Schneider C, Culliford R, Fox C, Boukouvalas A, Willan C. Medication reconciliation by a pharmacy technician in a mental health assessment unit. Int J Clin Pharm 2014 Apr; 36(2): 303-9.
  • Valverde E, Mendizabal A, Ariza C, Mitxelena I, Pérez A, Igea V. Conciliación de la medicación: desde el ingreso hasta la atención primaria. Rev Calid Asist. 2016;31(S).
  • Saavedra-Quirós V, Montero-Hernández E, Menchén-Viso B, Santiago-Prieto E, Bermejo-Boixareu C, Hernán-Sanz J, Sánchez-Guerrero A, Campo-Loarte J. Conciliación de la medicación al ingreso y alta hospitalaria. Una experiencia consolidada. Revista de Calidad Asistencial. Volume 31, Supplement 1, June 2016.
  • San José-Ruiz B, Serrano de Lucas L, López-Giménez L.R., Baza-Martínez B, Sautua-Larreategui S, Bustinza-Txertudi A, Sebastián-Leza A, Chirivella-Ramón M.T., Fonseca-legrand J.L., De Miguel-Cascon M. Conciliación de la medicación al ingreso: resultados e identificación de pacientes diana. Revista de Calidad Asistencial. Volume 31, Supplement 1, June 2016.
  • Bishop M.A., Cohen B.A., Billings L.K., Thomas E.V. Reducing errors through discharge medication reconciliation by pharmacy services. Am J Health Syst Pharm, 72 (2015). http://dx.doi.org/10.2146/sp150021
  • Coronado-Núñez M.J., Bravo-Moreno E , Beas-Morales A.I., Tena-Trincado T , Castillo-López M, Alonso-Larrocha C. Conciliación de la medicación en farmacia comunitaria. Farmacéuticos Comunitarios. Vol. 7, Núm. 3 (2015)
  • Valverde-Bilbao, E. Mendizabal-Olaizola, A. Idoiaga-Hoyos, I. Arriaga-Goirizelai, L. Carracedo-Arrastio, J.D. Arranz-Lázaro, C. Conciliación de la medicación en atención primaria tras el alta hospitalaria. Crossref DOI link: https://doi.org/10.1016/J.CALI.2014.01.004.2014
  • Alfaro-Lara E.R.; Vega-Coca M.D.; Galván-Banqueria M; Nieto-Martín M.D.; Pérez-Guerrero C; Santos-Ramos B. Metodología de conciliación del tratamiento farmacológico en pacientes pluripatológicos. Atención Primaria. Volume 46, Issue 2, Feb 2014.
  • Drake, K., McBride, M., Bergin, J., Vandeweerd, H., & Higgins, A. (2018). Garantizar un proceso de alta seguro con un listado de verificación y una pauta de alta. Nursing (Ed. española). Volume 35, Issue 2, March–April 2018.
  • Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad (2015). Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud 2015-2020. Madrid.
  • Porras-Palomino C; Machado-Heredia L; López-Alonso S.R. Caracterización de la conciliación de medicamentos en urgencias. Revista Internacional de Enfermería Basada en la Evidencia. 2019, V.16.
Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía
Miembro asociado de
Facebook de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía Twitter @calidadACSA

Parque Científico y Tecnológico Cartuja, Pabellón de Italia, Calle Isaac Newton, 4, 3º planta, 41092 – Sevilla. Tlf: 955 023 900
Entidad gestionada por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud

Esta web no se encuentra optimizada para su navegador, en breve será redirigido a una versión compatible del portal (El contenido de noticias puede no estar actualizado).

Actualize su navegador a la versión 9 o superior del mismo. También puede utilizar otros navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox

En caso de no ser redirigido pulse aquí