Inicio > Estrategia de alta resolución
Estrategia de alta resolución

Sin menoscabar el papel central que desde el punto de vista de la prestación de servicios sanitarios tiene, y debe seguir teniendo la Atención Primaria, la Atención Hospitalaria, dentro de los sistemas sanitarios en los países desarrollados suponen el elemento central a la hora de poder acceder a las más avanzadas soluciones tecnológicas que puede ofrecer la medicina moderna en respuesta a los problemas de salud de los ciudadanos.

Un H.A.R. debe tener una calidad arquitectónica, funcional y durable.
Espacio interior del Hospital de Alta Resolución de Lebrija.

El alto nivel alcanzado por los hospitales actuales, donde se combinan las más avanzadas tecnologías de la información y la comunicación con las últimas técnicas de diagnóstico y tratamiento, hacen que sea, precisamente en el nivel hospitalario donde se concentran de hecho en este momento la mayor parte de las expectativas de los ciudadanos.

Lo cierto, aunque no deseable, es que es en la red de atención hospitalaria en la que se viene experimentado el desarrollo tecnológico y organizativo más importante en los últimos veinte años, y sobre la que vienen convergiendo la mayor parte de las innovaciones en gestión, organización y financiación.


En la práctica totalidad de los casos, cuando se ubica un hospital en una localidad, suele ser, con diferencia, una de las mayores empresas de su entorno, generando a su alrededor un valor añadido que hace de factor de empuje para otros sectores de la economía, a la vez que supone un potente factor de cohesión y de desarrollo para determinadas comarcas que han invertido a veces su tendencia a la despoblación, y a partir de ese momento se mantienen estables, e incluso incrementan su población y oportunidades de desarrollo. Esto explica en gran medida la enorme expectativa municipal y ciudadana en contar con un dispositivo hospitalario local.

Un hospital es pues hoy día, algo más que un lugar donde se tratan pacientes. El trabajo que se produce entre sus paredes no solo tiene que ver con la salud y la enfermedad, sino que su organización, la de sus servicios, y su cultura interna terminan generando cambios positivos en la sociedad en que se asienta. La imagen de su aportación al bienestar colectivo, la de su funcionamiento, es hoy socialmente muy importante.

Pero la red de hospitales convencional, tal y como la conocemos, tiene para su expansión importantes limitaciones, no solo financieras, sino de mínimos demográficos para una eficaz oferta de servicios.

El Pleno del Parlamento de Andalucía en sesión celebrada los días 15 y 16 de noviembre de 2000, aprobó la Proposición No de Ley 000053/00 relativa a la planificación de una red de nuevos hospitales en las comarcas andaluzas. Lo que dio lugar a la elaboración del documento titulado “Libro Blanco de Desarrollo de los Centros Hospitalarios de Alta Resolución en Andalucía”. Esta Proposición No de Ley aprobada, surgió por el debate social y profesional existente acerca de cómo mejorar la accesibilidad a los recursos de atención hospitalaria existentes, ante la evidencia de varios hechos:

Que el desarrollo de la atención hospitalaria en el Sistema Sanitario Público de Andalucía en los últimos años potenció una red de hospitales comarcales y no comarcales con una dotación de recursos, en principio técnicamente suficiente para todos los habitantes de Andalucía.

Que a pesar de ello, los cambios sociodemográficos, los nuevos desarrollos tecnológicos, y una mayor conciencia y exigencia ciudadana, seguían reclamando una mayor accesibilidad a la atención hospitalaria, tanto en el ámbito rural, como en el ámbito periurbano.

Que la respuesta a estas expectativas debía concentrase alrededor de un nuevo concepto de servicio hospitalario, enfocado a la rápida respuesta diagnóstica y terapéutica, no de todos los procesos asistenciales, pero sí de aquellos que son más frecuentes o usuales entre los ciudadanos. Solo esta característica podía hacerlos factibles, útiles y sostenibles.


Solo en este contexto político y estratégico es en el que puede entenderse la aparición y desarrollo de un nuevo dispositivo hospitalario, que hoy denominamos Hospital de Alta Resolución. Estos nuevos dispositivos vienen marcando una nueva forma de prestación asistencial, garantizando la atención en el menor tiempo posible, con los enormes beneficios que ello reporta al usuario del sistema sanitario público.

Los objetivos fundamentales que originan este planteamiento innovador en la prestación hospitalaria parten de una serie de premisas y actuaciones previas que tienen por objeto la mejora de la eficacia y la eficiencia en nuestro sistema sanitario, tratando de posibilitar una redistribución ajustada de los recursos a las necesidades reales, lo que debe conllevar el análisis de impacto previsional en los centros hospitalarios preexistentes afectados por estos nuevos dispositivos, antes de su puesta en marcha.

Para que ello tenga éxito y se ofrezca una asistencia sanitaria de calidad, cercana, innovadora y eficiente los Hospitales de Alta Resolución utilizan los más avanzados medios diagnósticos y terapéuticos en su cartera de servicios, así como una organización de recursos humanos acordes con las necesidades previstas, que hagan posible por un lado, no duplicar los recursos, y por otro, poder minorar la presión asistencial de los hospitales preexistentes afectados.

Estos Hospitales de Alta Resolución se diseñan para dar servicio a ámbitos poblacionales de aproximadamente entre 30 y 70 mil habitantes, y se trata de centros que desde un punto de vista funcional podríamos calificar como “hospitales de proximidad”, y desde un punto de vista arquitectónico y tecnológico como “hospitales ligeros”.

En junio de 2005 fue inaugurado el primer centro de estas características en Andalucía. Desde entonces, y hasta el momento, han sido puestos en funcionamiento, con diversos grados de desarrollo de su cartera de servicios, un total de trece centros más; y se encuentran en alguna fase de planificación y/o desarrollo otros doce.

Oferta de Servicios
La oferta de servicios de estos nuevos centros, aun con algunas excepciones, se ha terminado concretando hasta el momento de la siguiente forma:

 

  • En general, el objetivo asistencial de estos nuevos centros es conseguir dar respuesta al 80-85 % de los requerimientos de atención hospitalaria planteados por la población asignada.
  • Básicamente podríamos afirmar que la oferta asistencial de un Hospital de Alta Resolución se centra en una capacidad diagnostica equiparable a la de un hospital comarcal estándar, y en una capacidad terapéutica tanto médica como quirúrgica centrada en la media complejidad (en general queda excluida la patología tumoral compleja, los procesos médicos de larga estancia, y los procesos quirúrgicos de alta severidad). Estos procesos excluidos deberán ser culminados en el hospital de respaldo, una vez completado el proceso diagnóstico por el propio Hospital de Alta Resolución.
  • Aunque flexible respecto de las necesidades cambiantes de la población, y en todo caso adaptada a las características concretas de la población adscrita y sus problemas de salud más relevantes, la oferta de servicios que hasta el momento ofertan los Hospitales de Alta Resolución incluyen de manera general los procesos asistenciales inherentes a las áreas de conocimiento siguientes: Medicina interna, Urología, Aparato digestivo, Traumatología y cirugía ortopedica, Cardiología, Tocoginecología, Neumología, Anestesia y reanimación, Dermatología, Urgencias generales hospitalarias, Cirugía general y digestiva, Diagnóstico por la imagen, Oftalmología, Biotecnología, Otorrinolaringologia, Farmacia hospitalaria, Rehabiliacion y medicina física, Medicina preventiva y salud pública.
  • Funcionalmente el Hospital de Alta Resolución cuenta con las siguientes áreas de atención: Consultas y Exploraciones Especiales, Hospitalización Polivalente, Bloque Quirúrgico, Urgencias Generales, Fisioterapia, Biotecnología, Diagnóstico por la Imagen, Farmacia Hospitalaria, y Atención a la Ciudadanía.
  • De manera peculiar y excepcional, en base a circunstancias demográficas o geográficas,  puede plantearse la posibilidad de que un Hospital de Alta Resolución  cuente en su oferta de servicios con Bloque Obstétrico y/o atención quirúrgica urgente en Cirugía General, Traumatología y Tocoginecología.

Características Fundamentales y Elementos de Innovación

 

Los Hospitales de Alta Resolución nacen para responder a un concepto organizativo nuevo, con estructuras funcionales destinadas al trabajo por procesos; orientado al paciente y al producto y, en este sentido, coincidiendo con las expectativas que todo usuario pone de manifiesto al aspirar, como es lógico, a que todas los procedimientos, pruebas y exploraciones necesarias para actuar terapéuticamente sobre él, se realicen con la menor pérdida de tiempo posible. Y este es el concepto clave de la Estrategia de Alta Resolución, aquel en el que el tiempo del paciente se incorpora como una variable de importancia capital en la ecuación asistencial.

Después de trece años de desarrollo y evolución, podemos resaltar los elementos de innovación que vienen acreditando hasta el momento este tipo de centros:

 

1  Consulta de acto único

El modelo de consulta en acto único se encuentra actualmente muy desarrollado en estos Centros, con porcentajes de consecución en torno al 90 % de las primeras consultas. Es una oferta que ha sido conformada mediante el desarrollo de una estructura física basada en el concepto de  “gabinetes de diagnóstico” para cada área de conocimiento, en los que la consulta propiamente dicha y su área de exploraciones especiales se encuentran fundidas para permitir así que el proceso diagnóstico tienda a realizarse con solo una visita al centro hospitalario por los propios profesionales que atienden la consulta. Lógicamente, los servicios de diagnóstico por la imagen, y los de biotecnología han modificado también su funcionamiento convencional, basado hasta ahora principalmente en la cita programada, para poder dar respuesta a los requerimiento planteados por estos “gabinetes de diagnóstico” con una enorme rapidez de respuesta.

 

2  Hospitalización Polivalente:

El área de hospitalización en los Hospitales de Alta Resolución ha evolucionado de manera peculiar. De tal forma que estos nuevos centros cuentan con unas denominadas “Unidades de Hospitalización Polivalente”, que a través de habitaciones individuales, dan respuesta a cualquier necesidad de uso del recurso cama (cama en sentido estricto, o bien sillón de atención especial) que pueda plantear un paciente, tanto si es por un periodo corto de horas, o largo de días. De esta forma, esta unidad única atiende a pacientes en régimen de hospitalización convencional médica o quirúrgica, a pacientes en régimen de hospitalización de día médica o quirúrgica, a pacientes en régimen de observación de urgencias, a pacientes con requerimientos de hospitalización parcial tras exploraciones invasivas, etc. No existe pues, una distribución formal de camas, ni por área de conocimiento ni por complejidad asistencial. Todas las habitaciones están diseñadas para adaptarse a las necesidades simples o complejas de cada paciente, y el personal de enfermería que atiende el dispositivo a requerimiento de cualquier unidad clínica, se ha terminado configurando como extraordinariamente polivalente, a la vez que eficaz y eficiente.

Estos centros deben contar con las características generales oportunas para potenciar el desarrollo de, al menos, los siguientes aspectos:

Accesibilidad simplificada a los diversos dispositivos del centro, tanto diagnósticos como terapéuticos.


Disminución al máximo de los tiempos de respuesta a las demandas de los ciudadanos para pruebas diagnósticas, consultas y cirugía programada.


Agilización de los circuitos administrativos, disminuyendo al máximo los trámites burocráticos y tiempos muertos para el acceso a todo tipo de prestaciones.


Prestar atención sanitaria urgente en todo momento, con la mayor garantía de seguridad asistencial, y con el menor tiempo de respuesta posible.


Potenciación de la denominada “consulta en régimen de acto único”, que permitirá una respuesta rápida e integral, que contemple tanto el diagnóstico como las exploraciones, y la propuesta terapéutica en un mismo acto asistencial.


Búsqueda de alternativas a la hospitalización convencional, a través de la puesta en marcha de procedimientos exigentes en relación a la modalidad de atención denominada “hospital de día”, tanto para procesos quirúrgicos como de carácter médico.


Intensificación de fórmulas de cooperación más intensas e imaginativas con el nivel de Atención Primaria.


Potenciación de la implantación de nuevas tecnologías de la información y la comunicación, como ayuda indispensable en trabajo asistencial por procesos, sin que por ello se ponga en riesgo la necesaria y personalísima relación médico-paciente.

 

3  Urgencias Hospitalarias Generales:

Las áreas de urgencias de los Hospitales de Alta Resolución han tenido que desarrollar nuevos roles para los facultativos de urgencia, dado que en estos centros no se cuenta (ni se tiene porqué contar) con facultativos especialistas en las diversas áreas de conocimiento, que realicen las tradicionales funciones de apoyo y/o asunción de procesos urgentes clasificados por especialidad o edad (Medicina Interna, Cirugía, Traumatología, Obstetricia, Pediatría, etc.). Por el contrario, se trata de equipos de atención a urgencias generales que adquieren competencias complejas, que les permiten atender autónomamente un creciente número de procesos urgentes con carácter finalista, incluso utilizando directamente la hospitalización convencional. Es muy importante también, el papel del médico de urgencias generales en el seguimiento del paciente ingresado incluido en el proceso de cuidados paliativos o de atención a pacientes pluripatológicos. Los equipos de enfermería también han avanzado de manera peculiar en la adquisición de competencias complejas, en el marco de un modelo muy exigente en el desarrollo de “practicas enfermeras avanzadas” en urgencias.

 

4  Servicios Centrales en Red:

Las Áreas de Farmacia, Biotecnología y Diagnóstico por la Imagen funcionan estrictamente en red, para dar respuesta conjunta a diversos Hospitales de Alta Resolución que no justificarían por su tamaño que este tipo de servicios fuera exclusivo de cada centro.
Las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y la movilidad profesional han sido herramientas básicas para lograr el éxito en este objetivo.

 

5  Movilidad profesional:

El relativo pequeño tamaño de estos centros obliga al desarrollo de nuevos e imaginativos compromisos profesionales y laborales con los diversos facultativos especialistas, de cara a un coherente y eficiente dimensionamiento de los recursos médicos asignados a cada uno de los centros, ya que éstos, en muchos casos, solo requieren de una dedicación parcial de los facultativos.

6  Ámbitos de colaboración con Atención Primaria:

El tamaño y la vocación de proximidad de estos nuevos centros están permitiendo avances muy significativos en relación con la colaboración con el nivel de Atención Primaria. Es de recordar, que incluso en algunos casos, el Centro de Atención Primaria se ubica físicamente dentro del edificio hospitalario. Esta colaboración se manifiesta sobre todo en relación a la adecuación de la derivación desde el médico de familia a la consulta hospitalaria y la subsiguiente respuesta rápida al médico de familia por parte del médico hospitalario; en relación al trabajo por procesos asistenciales con evaluación conjunta de indicadores de resultado; y particularmente en relación a la estrategia de atención a pacientes crónicos, pluripatológicos y paliativos.

7  Estrategias de Participación Ciudadana:

Estos nuevos centros, por su ubicación, accesibilidad y tamaño, permiten el desarrollo de acciones de participación ciudadana muy exitosas, que están teniendo como resultado un conocimiento y un reconocimiento elevado por parte de la ciudadanía implicada. Todos los estudios de opinión realizados y publicados hasta la fecha, revelan niveles superiores de satisfacción y confianza al del conjunto del sistema sanitario público, aun siendo éstos ya de por sí muy elevados.

 

Actualización: 30/10/2019