Javascript está deshabilitado. Para el correcto funcionamiento de esta web, recomendamos que esté activo Javascript Grupos de riesgo para vacunación antigripal | Servicio Andaluz de Salud

Responsive menu mobile icon

Grupos de riesgo para vacunación antigripal

Este apartado detalla las personas a las que la Consejería de Salud y Familias recomienda la vacunación frente a la gripe en la campaña 2020-2021. Haber padecido COVID-19 no indica la vacunación antigripal, la indicación es la pertenencia a uno de los grupos de riesgo que se describen a continuación.

GRUPO 1. Personas de 65 años o más.

Se recomienda la vacunación en todas las personas a partir de los 65 años, independientemente de su estado de salud.

GRUPO 2. Personas que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe:

  • Personas en edad infantil (a partir de los 6 meses de edad), adolescente o adulta:
    • Enfermedades crónicas cardiovasculares (incluyendo hipertensión arterial aislada), neurológicas o respiratorias (incluyendo displasia broncopulmonar, fibrosis quística y asma).
    • Diabetes mellitus.
    • Obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥40 en adultos, ≥35 en adolescentes o ≥3 DS en la infancia).
    • Enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico.
    • Hemoglobinopatías y anemias.
    • Hemofilia, otros trastornos de la coagulación y trastornos hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples.
    • Asplenia o disfunción esplénica grave.
    • Enfermedad hepática crónica, incluyendo alcoholismo crónico.
    • Enfermedades neuromusculares graves.
    • Inmunodeficiencias primarias, incluyendo déficit de complemento.
    • Inmunodeficiencias adquiridas, incluyendo la originada por la infección por VIH, por fármacos (ej: inmunosupresores, eculizumab) y en los receptores de trasplantes.
    • Cáncer y hemopatías malignas.
    • Implante coclear o en espera del mismo.
    • Fístula de líquido cefalorraquídeo.
    • Enfermedad celíaca.
    • Enfermedad inflamatoria crónica (ej: artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, enfermedad inflamatoria intestinal,...).
    • Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras.
  • Embarazadas en cualquier trimestre de la gestación y mujeres durante el puerperio (en los primeros 6 meses tras el parto) si no se vacunaron durante el embarazo en esta misma campaña vacunal.
  • Personas de cualquier edad (>6 meses) institucionalizadas de manera prolongada.
  • Personas de edad entre los 6 meses y los 18 años de edad, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.
  • Menores entre los 6 y 24 meses de edad con antecedente de prematuridad menor de 32 semanas de gestación.

GRUPO 3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones:

  • Personal de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto de atención primaria como hospitalaria, pública y privada, así como personal de oficinas de farmacia.
  • Personas que trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a personas con enfermedades crónicas.
  • Estudiantes en prácticas en centros sanitarios.
  • Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a personas mayores (Grupo 1) o de riesgo (Grupo 2).
  • Personas a partir de los 6 meses de edad que conviven en el hogar con personas de 65 años o más (Grupo 1) o de riesgo (Grupo 2).

GRUPO 4. Otras personas en las que se recomienda la vacunación:

  • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos:
    • Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, auto- nómica o local.
    • Bomberos.
    • Servicios de protección civil.
    • Personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias.
    • Personal de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial (incluyendo centros de acogida de inmigrantes).
  • Profesionales de centros educativos con trato más directo con alumnos.
  • Personas con exposición laboral directa a aves domésticas o a cerdos en granjas o explotaciones avícolas o porcinas y también a aves silvestres. La finalidad es reducir la oportunidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus.
  • Otros colectivos profesionales que se estimen oportunos según la evolución epidemiológica de la pandemia.
Fecha de actualización
08/10/2020