Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - El Hospital Reina Sofía lidera un proyecto de ámbito nacional para mejorar la atención de la espondilitis

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< Médicos andaluces de admisión y documentación clínica actualizan en Córdoba los nuevos modelos de gestión
18 octubre 2007 10:12 Antiguedad: 12 yrs

El Hospital Reina Sofía lidera un proyecto de ámbito nacional para mejorar la atención de la espondilitis

Los especialistas del complejo sanitario y la asociación de enfermos de espondilitis de Córdoba celebran este día con el propósito de concienciar a la población de la importancia de diagnosticar a tiempo la enfermedad y recibir los tratamientos


El Hospital Universitario Reina Sofía coordina un proyecto de ámbito nacional que persigue la detección precoz de la espondilitis, una enfermedad reumática que puede llegar a ser altamente discapacitante, ya que aplicar los tratamientos adecuados al inicio de la enfermedad evita daños estructurales al paciente y mejora considerablemente su calidad de vida.

Profesionales del servicio de reumatologia

El servicio de Reumatología del complejo hospitalario y la Asociación Cordobesa de Enfermos Afectados de Espondilitis (ACEADE) celebran hoy el Día Nacional de la Espondilitis Anquilosante con el propósito de concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad que en Córdoba afecta a alrededor de 4.000 pacientes. El día nacional será el próximo 20 de octubre, aunque los actos se desarrollan en esta jornada en todo el país.

La patología consiste en un trastorno del sistema inmunitario que, si no se trata, en pocos años consigue soldar las articulaciones en las que aparece y esto dificulta la movilidad. Las zonas que se ven afectadas con más frecuencia son la columna vertebral y las caderas, la edad media de inicio se sitúa entre los 20 y los 30 años y puede permanecer activa durante más de dos décadas.

Proyecto ESPeranza

El retraso en el diagnóstico de dicha patología, que oscila entre los seis y los ocho años, es debido a la dificultad de asociar dolor articular en personas jóvenes con la espondilitis. Precisamente, para detectar la patología en estadios precoces, el Hospital Reina Sofía lidera el proyecto ESPeranza, que intenta establecer un diagnóstico rápido en los hospitales españoles.

El jefe de servicio de Reumatología de este centro, Eduardo Collantes, es también el coordinador de esta iniciativa en la que participan 25 hospitales del país. Como experiencia piloto, los reumatólogos del Reina Sofía empezaron el desarrollo de este proyecto hace dos años, un periodo en el que han estrechado la comunicación con los médicos de Primaria para homogeneizar los criterios de derivación de los pacientes.

Este trabajo conjunto ha permitido que alrededor de doscientos enfermos hayan sido derivados al servicio de Reumatología del Reina Sofía en el primer año de su enfermedad y en la actualidad reciben las terapias que precisan. Tras los resultados satisfactorios que se han obtenido, el proyecto se aplicará a partir del próximo año en los hospitales que participan y se coordinará desde córdoba.

El servicio de Reumatología del Reina Sofía y del resto de los centros pondrá en marcha una nueva consulta específica para la atención de estos enfermos a la que los médicos de Primaria remitirán a los pacientes menores de 40 años con lumbalgia inflamatoria. El programa, auspiciado por la Sociedad Española de Reumatología, se prolongará durante cinco años y, finalmente, se evaluará la eficacia del mismo. 

Los especialistas señalan que la rapidez en el diagnóstico es fundamental en este trastorno, puesto que los diez primeros años de evolución son determinantes en las secuelas que sufrirá el enfermo a largo plazo y, si en este tiempo el paciente no ha experimentado limitaciones de movilidad importantes, lo más probable es que no sufra grandes deformaciones en el futuro.

Tratamientos

Antiinflamatorios y corticoides son los tratamientos iniciales y a éstos se han sumado las terapias biológicas, que actúan de forma específica contra los mecanismos que producen la enfermedad y tienen una buena respuesta en un gran número de pacientes. Además, el médico rehabilitador también juega un papel importante en este tratamiento, pues aplica técnicas e indican ejercicios de mantenimiento para reducir el anquilosamiento de las personas afectadas.

Las asociaciones de pacientes agrupadas en la Coordinadora Española de Asociaciones de afectados de espondilitis (CEDADE) distribuyen hoy en las distintas provincias españolas la guía ‘Puntos de encuentros en espondilitis anquilosante, que recoge información sobre el diagnóstico, tratamiento y consejos para vivir mejor con la enfermedad.

Este programa forma parte de la campaña que hoy desarrollan pacientes y profesionales para que la enfermedad se haga más visible y la sociedad pueda conocer la situación de estas personas.

Entre otras actividades previstas, la reumatóloga del Reina Sofía Montserrat Romero ha organizado una charla-coloquio titulada ‘Historia de la espondilitis. Ayer y hoy de la espondilitis anquilosante’, que tendrá lugar a final de mes. Por otra parte, Manuel Arias, médico rehabilitador del centro cordobés, impartirá en noviembre un curso de autorehabilitación en una piscina climatizada (situada en la sierra de Córdoba) para que las personas con espondilitis conozcan los ejercicios que deben realizar para mejorar de su enfermedad.

Se estima que esta dolencia reumática, de origen desconocido, afecta a un 0,5 por ciento de la población general, es decir, a unas 200.000 personas en España, con mayor proporción en hombres que en mujeres (tres a uno). Alrededor del 60 por ciento de los pacientes presenta una minusvalía del 33 por ciento, mientras que el 10 por ciento evoluciona hacia una forma completamente invalidante.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

 

 

 

1999-2019 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.