Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - Un estudio del Reina Sofía concluye la alta prevalencia de problemas con el alcohol en los pacientes hospitalizados

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< Un centenar de especialistas nacionales revisa las nuevas técnicas de rehabilitación cardiorespiratoria
27 octubre 2005 19:28 Antiguedad: 14 yrs

Un estudio del Reina Sofía concluye la alta prevalencia de problemas con el alcohol en los pacientes hospitalizados

Un sencillo test realizado durante el ingreso del enfermo permite su detección en estadios iniciales y la prescripción de los tratamientos apropiados de manera precoz


La Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Universitario Reina Sofía ha desarrollado un estudio sobre la prevalencia de consumo habitual de alcohol y detección de alcoholismo en los pacientes hospitalizados que confirma la elevada incidencia del consumo excesivo de las bebidas alcohólicas de estas personas en su vida diaria.

El trabajo concluye que tres de cada diez pacientes son bebedores habituales de riesgo y uno de cada seis presenta dependencia, incidencia similar a la que señalan los resultados de los escasos estudios que previamente se han llevado a cabo en otros hospitales españoles. Asimismo, los datos de la población general indican que entre el 20 y el 23% de los varones y el 2,5% de las mujeres son bebedores excesivos.

Uno de los responsables de estudio, el doctor José Ángel Fernández, indicó que la mayoría de los pacientes que ingiere alcohol de manera excesiva “no es consciente de su problema, a veces ve normal beber cantidades por encima de lo establecido como consumo de riesgo e incluso existe una gran negación del tema”.

El consumo de alcohol por encima de los niveles considerados de riesgo es causa de accidentes de tráfico y laborales, problemas gastroduodenales, patologías hepáticas y miocardiopatía dilatada. Su consumo inapropiado se sitúa como la causa de 12.000 fallecimientos al año y ocupa el cuarto puesto como motivo de mortalidad por detrás de las enfermedades cardiovasculares, tumores, neumonías y bronquitis en nuestro país.

Detección precoz

En este sentido, a la luz de los resultados de dicho trabajo, el Reina Sofía pretende aprovechar el ingreso del paciente (teniendo en cuenta la mayor susceptibilidad del paciente en esta situación) para detectar lo antes posible el problema, iniciar el tratamiento apropiado, trabajar en coordinación con los médicos de Atención Primaria y sensibilizar a los profesionales sanitarios y a los propios pacientes de las múltiples complicaciones que se pueden derivar del abuso del alcohol.

Se estima que un joven que empieza a abusar del alcohol a los 25 años tarda de 10 a 12 años en crear una dependencia, pero si esto ocurre a los 15 años el espacio se reduce hasta los seis meses, de ahí la importancia de identificarlo a tiempo. Es más, diferentes trabajos realizados en Atención Primaria en Córdoba durante los últimos años confirman el elevado número de las consultas atribuibles al alcohol, de un 15 a un 20%, y que breves intervenciones desde el primer nivel asistencial reducen llamativamente este consumo.

Las herramientas empleadas en este estudio han hecho posible que se aproveche el ingreso hospitalario para detectar los hábitos inadecuados relacionados con el alcohol en estas personas en su vida cotidiana. Para la identificación del abuso de esta sustancia se empleó el test de valoración de dependencia alcohólica MALT, que permite una alta sensibilidad y especificidad y un nivel de confianza del 95%. Este sencillo cuestionario se compone de preguntas dicotómicas, permite la cuantificación objetiva de las unidades consumidas e incluso detectar si el paciente miente en sus respuestas.

Muestreo de 448 pacientes

El estudio presentado hoy, que forma parte de la tesis doctoral de la médico interno residente de la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria Nuria Moyano, se enmarca en el III Plan Provincial de Salud de Córdoba sobre conductas de riesgo en jóvenes (consumo de alcohol y accidentes de tráfico) 2004-08, dentro de las líneas estratégicas del III Plan Andaluz de Salud.

El trabajo se hizo sobre una muestra de 448 pacientes ingresados de octubre de 2003 a abril de 2004 en los diferentes servicios médicos a causa de patologías asociadas o no al abuso del alcohol. La media de edad de los participantes fue de 56,71 años y se basó en un muestreo aleatorio estratificado proporcional al número de camas por cada servicio.

Las conclusiones más significativas señalan que el 31,3% de los pacientes presentó consumo de riesgo, de los cuales 278 (62%) eran hombres y 170 (38%) mujeres, y que en las áreas de Enfermedades Infecciosas y Salud Mental se registraron los porcentajes más altos.

Bebidas más consumidas

Concretamente, en el 26,4% se detectó problemas con el alcohol, de éstos en el 15,2% se identificó dependencia y en el 11,2% sospecha de alcoholismo. Las bebidas más consumidas por estos pacientes son los combinados y la cerveza, esta última seguida muy de cerca por el vino. El abuso del alcohol se estableció, según el tipo de bebida, a partir de la ingesta de 28 unidades de cervezas o vino ó 14 si hablamos de combinados (bebidas de alta graduación) en el varón y 17 unidades de cerveza o vino ó 8,5 de combinados en la mujer.

Los principales factores asociados al abuso de estas bebidas son pertenecer al sexo masculino, antecedente paterno de alcoholismo, estado civil separado, desempleado, fumador, patología psiquiátrica, disfunción familiar y dislipemia, principalmente, apuntó Nuria Moypano.

España, con cinco millones de bebedores excesivos y de éstos dos con síndrome de dependencia alcohólica, es el octavo país del mundo en consumo de alcohol per cápita. Se trata de la sustancia psicoactiva más consumida en el conjunto del resto del estado y de Andalucía. La edad media de comienzo de ingesta de alcohol es de 13,6 años en chicos y 13,8 años en chicas y los mayores incrementos se producen entre los 14 y los 15 años, edades críticas de expansión del hábito.

Finalmente, también se les pasó a los pacientes incluidos en la muestra el test de Goldberg (que mide la ansiedad y depresión), Apgar familiar (para controlar la disfunción familiar) y un test de screening para patología psiquiátrica, todos ellos validados para la población española.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

 

 

 

1999-2019 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.