Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Linkedin
Buscador
Abrir sesion

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - El Reina Sofía realiza sus primeros trasplantes de membrana amniótica y de limbo

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< El Reina Sofía diseña una nueva prótesis total de rodilla que preserva más cantidad de hueso
27 diciembre 2003 20:04 Antiguedad: 18 yrs

El Reina Sofía realiza sus primeros trasplantes de membrana amniótica y de limbo

Estas técnicas se emplean para propiciar la renovación de los tejidos epiteliales afectados por patologías en la córnea y la conjuntiva


Al tratamiento de la patología de la superficie ocular en el Hospital Universitario Reina Sofía se ha incorporado desde hace unos meses la opción del trasplante de membrana amniótica, una intervención con la que se consiguen regenerar los tejidos afectados por patologías de la córnea y la conjuntiva.

El gerente del hospital cordobés, José Luis Díaz Fernández, señaló la relevancia de sumar estos trasplantes a la cartera de servicios de Oftalmología que, entre otras ventajas, puede evitar el trasplante de córnea en las perforaciones oculares así como impedir la perforación de las úlceras que no cicatrizan bien y regenerar nuevo epitelio en caso de tumor.

Por su parte, el oftalmólogo Rafael Giménez Gómez indicó que con esta técnica, que ya se aplica en otros hospitales, se consigue salvar ojos que estaban abocados a la ceguera y, aunque no se logra una visión perfecta sí se recupera la percepción de los contornos y mejoran las condiciones del ojo para posteriormente poder efectuar, por ejemplo, un trasplante de córnea si fuese necesario.

También se reduce la formación de cicatrices durante el proceso de regeneración y además sirve para proteger frente a infecciones porque en el líquido amniótico humano existen múltiples factores antibacterianos.

Trasplante de limbo

Sin embargo, a pesar de las numerosas ventajas del trasplante de membrana amniótica, no siempre es suficiente para conseguir la curación y en estas situaciones es necesario efectuar el trasplante de limbo, otra técnica nueva que se ha aplicado recientemente en el servicio de Oftalmología del Reina Sofía que dirige el doctor José María Gallardo Galera.

El primer implante de membrana amniótica se llevó a cabo hace cuatro meses y desde entonces se han realizado cinco más con excelentes resultados excepto en uno de ellos, que, por su mal pronóstico, precisó de un trasplante de limbo. Este último tipo de trasplante, que normalmente es autólogo (procedente del propio paciente), consiste en implantar células con capacidad reproductora de limbo corneal del ojo no afectado en el ojo dañado y mediante la multiplicación de estas células es posible curar las heridas.

La superficie ocular, que se encarga del mantenimiento de la transparencia de la córnea y su hidratación, se compone del epitelio conjuntival, el limbo corneoescleral, el epitelio corneal y la película lagrimal. Todos ellos forman una especie de unidad funcional en la que la alteración de alguno modifica la funcionalidad normal de la superficie ocular.

Utilidad de la placenta

Por otra parte, la membrana amniótica es la capa más interna de la placenta y se utiliza para la reconstrucción de la superficie conjuntival porque aporta una membrana basal sana que permite la renovación de tejidos epiteliales. La placenta se obtiene a partir de partos realizados mediante cesáreas programadas bajo previa autorización de la madre por escrito siguiendo el mismo protocolo que para la donación de otros tejidos.

El trasplante de membrana amniótica, una de las técnicas quirúrgicas en expansión en oftalmología, se aplica cuando los pacientes no responden a un tratamiento médico adecuado y en caso de que con el injerto no se consigan los efectos deseados probablemente sea necesario aplicar la cirugía adecuada.

Finalmente, la superficie ocular puede verse afectada como consecuencia de accidentes, ojos secos, úlceras, traumatismos, tumores, quemaduras térmicas o químicas y otras enfermedades como la diabetes.



Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

1999-2021 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.