Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Linkedin
Buscador
Abrir sesion

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - El Hospital Reina Sofía aplica tratamiento endovascular a los pacientes en las primeras horas tras sufrir un ictus

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< El Hospital Reina Sofía certifica la calidad de Electromedicina, Mantenimiento y la Unidad de soporte de Ingeniería y Obras
8 mayo 2012 16:23 Antiguedad: 8 yrs

El Hospital Reina Sofía aplica tratamiento endovascular a los pacientes en las primeras horas tras sufrir un ictus

Esta intervención la realizan los neurorradiólogos intervencionistas del complejo sanitario tras confirmar mediante TAC que existe territorio cerebral potencialmente salvable


Los neurorradiólogos del Hospital Universitario Reina Sofía ofrecen tratamiento endovascular a pacientes que acaban de sufrir un accidente cerebrovascular o ictus, que consiste en repermeabilizar las arterias mediante sustancias o dispositivos especiales a través de catéteres. Este procedimiento se emplea en casos que no sean efectivos o estén cotraindicados tratamientos menos agresivos, siempre que las pruebas radiológicas realizadas muestren la existencia de partes de cerebro potencialmente salvables. 

un momento de la realización de un procedimiento de radiología intervencionista
Un momento de la realización de un procedimiento de radiología intervencionista.

Esta técnica figura entre los últimos niveles de atención dentro del  denominado 'código ictus', un protocolo de actuación urgente que permite identificar con rapidez los casos en los que se produce un ictus, y activar así con la suficiente celeridad las distintas fases y actuaciones que permiten prestar una atención eficaz, reduciendo las secuelas que se puedan producir.

Este protocolo, ya implantado en Córdoba, se define como un circuito de atención prioritaria que, si bien está coordinado por la Unidad de Gestión Clínica de Neurología del hospital, implica muy activamente a Urgencias y Cuidados Intensivos, a los servicios de apoyo clínico del centro hospitalario como el área de Laboratorio o de Radiodiagnóstico, así como al servicio de emergencias 061 con el fin de que el paciente reciba la asistencia de manera inmediata, de modo que se puedan reducir las complicaciones asociadas.

Este sistema de priorización está indicado en los casos en que el accidente cerebrovascular acaba de producirse y el paciente se encuentra en el proceso denominado 'ventana terapéutica', es decir, durante las primeras horas en las que aún es posible recuperar las funciones de parte del área cerebral afectada evitando secuelas físicas y cognitivas.

Fibrinolisis

El neurorradiólogo del Hospital Reina Sofía Francisco Bravo explica que el tratamiento de inicio en los casos de ictus una vez diagnosticado clínicamente -y tras haberse descartado posibles contraindicaciones mediante TAC- pasa por aplicar la fibrinolisis intravenosa, que consiste en administrar un potente fármaco con capacidad de lisar los coágulos por vía venosa (disuelve el trombo que obstruye las arterias mejorando de forma notable la circulación y la evolución de los afectados). Esta medida ha de aplicarse, tras indicación por parte del neurólogo, antes de las 4 horas y media desde que se producen los primeros síntomas. En estos casos la actuación del 061 y del personal de Urgencias es esencial para que el tratamiento se aplique lo más precozmente posible. Los pacientes posteriormente pasan a la Unidad de Cuidados Intensivos para una estrecha vigilancia.
Los candidatos a tratamientos endovasculares son aquellos pacientes para quienes este fármaco intravenoso no es suficiente para disolver el trombo arterial, prosigue el especialista. Generalmente, la mitad de los ictus tratados con medicación fibrinolítica también va a requerir este tipo de intervenciones, a la que deben someterse -según la localización del trombo- antes de las 6-8  horas desde que se presentan los primeros síntomas. No obstante, en algún caso muy seleccionado, este procedimiento puede ser aplicable dentro de las primeras 24 horas.

El doctor Bravo señala que la TAC avanzada que emplean en el Hospital Reina Sofía permite conocer si, tras el infarto, existe tejido cerebral potencialmente recuperable (esto permite ampliar el periodo temporal de actuación y decidir la mejor opción terapéutica en cada momento). En este sentido, el neurorradiólogo destaca la importancia de hacer una buena selección del paciente, para de esta forma incrementar al máximo la posibilidad de beneficios disminuyendo a su vez los riesgos.

El tratamiento endovascular del accidente cerebrovascular persigue evitar la progresión del infarto y la mejoría clínica del paciente. Los resultados son muy rápidos, pues los afectados se recuperan horas o días después de la intervención. El procedimiento consiste en acceder hasta la arteria del cuello o cerebro donde se ha producido una oclusión mediante un microcatéter con la finalidad de seguir administrando fármacos para disolverlo o extraerlo usando diversos dispositivos.

Esta intervención se lleva a cabo en el Hospital Reina Sofía de manera protocolizada dentro del ‘código ictus’ desde hace un año, aproximadamente, con buenos resultados. Un centenar de pacientes ya se han beneficiado de esta técnica endovascular, que se lleva a cabo en la sala de neurorradiología vascular del centro.

Código ictus

El 'código ictus' es una de las acciones que la Junta de Andalucía desarrolla en el marco del Plan Andaluz de Ataque Cerebral Agudo (PLACA), sobre todo teniendo en cuenta que la patología cerebrovascular constituye la primera causa de mortalidad en mujeres y la segunda en hombres, y consiste en una pérdida de la función cerebral de naturaleza no traumática que se desarrolla de forma muy rápida por la falta de aporte sanguíneo al cerebro.

El complejo sanitario cordobés es centro de referencia provincial para la atención del ictus, tanto para tratamiento endovascular como para esta patología en su conjunto.  Cada vez que el servicio de emergencias o el propio personal del hospital reconoce los síntomas de un posible accidente cerebrovascular, se activa el 'código ictus' articulando de forma prioritaria una serie de medidas y actuaciones que agilizan la implantación del tratamiento. Éstas abarcan desde la asignación de nivel de prioridad 1 o 2  en urgencias, que supone la atención inmediata, hasta la realización de forma protocolizada de una serie de pruebas radiológicas y analíticas iniciales en un periodo de tiempo menor a una hora, o el ingreso en la UCI para la implantación de determinados tratamientos que requieren de una monitorización y una exploración neurológica continuadas.

Cada año se producen en España unos 125.000 casos de ictus, un accidente cerebrovascular que aparece súbitamente y puede ser consecuencia de la interrupción del flujo sanguíneo a una parte del cerebro (isquemia cerebral) o de la rotura de una arteria o vena cerebral (hemorragia cerebral). Aunque la mayoría de los casos aparecen en personas mayores de 65 años, hasta un 15% se producen en menores de 45 años.

La causa principal del infarto cerebral es la arteriosclerosis y los principales signos de alarma son parálisis facial, debilidad de miembros, trastornos de la sensibilidad, pérdida súbita de visión, alteración repentina del habla, dolor de cabeza de inicio súbito o sensación de vértigo intenso. La presencia de uno de ellos es suficiente motivo para acudir al hospital.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

1999-2020 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.