Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - El Reina Sofía corrige el aneurisma de aorta torácica con una técnica que minimiza las complicaciones postperatorias

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< La Asociación Pro Derechos Humanos premia la Sección de Infecciosos del Reina Sofía
27 noviembre 2003 17:30 Antiguedad: 16 yrs

El Reina Sofía corrige el aneurisma de aorta torácica con una técnica que minimiza las complicaciones postperatorias

Este procedimiento quirúrgico evita la incisión en el tórax y logra reducir la estancia hospitalaria y el tiempo que los pacientes pasan en la UCI tras la cirugía


El Hospital Universitario Reina Sofía intervino la semana pasada la patología de aneurisma de aorta torácica por medio de una moderna técnica que casi reduce a cero los riesgos de morbilidad, es decir, se minimizan las posibles complicaciones (especialmente relacionadas con las parálisis) que a veces se producían cuando este tipo de cirugía se realizaba por el método convencional y con la que mejoran los resultados postquirúrgicos.

El gerente del Reina Sofía, José Luis Díaz Fernández, se mostró satisfecho por el éxito de esta operación que por primera vez se realiza en Córdoba (aunque ya se aplica en otros hospitales) y que ha permitido que el paciente intervenido, un varón de 71 años, recibiera el alta médica esta misma semana.

El aneurisma de aorta torácico es una dilatación localizada en la pared de la aorta para la que se recomienda cirugía cuando el diámetro es superior a 5 ó 6 centímetros. La nueva técnica quirúrgica consiste en la introducción de una endoprótesis o stent (especie de muelle recubierto flexible) por medio de catéteres a través de la arteria femoral con los que se consigue llegar hasta la parte de la aorta que se quiere ocluir sin necesidad de hacer una incisión en el tórax (toracotomía) que, con el método tradicional, era inevitable.

Entre las múltiples ventajas que presenta el nuevo procedimiento cabe mencionar la disminución de la mortalidad, los resultados a corto y largo plazo son mejores y los riesgos de la propia intervención disminuyen, entre otros motivos, al prescindir de la circulación extracorpórea. Además se reduce el periodo de estancia hospitalaria de los pacientes intervenidos, que pasa de varias a una semana, la duración de la operación no supera las dos horas y antes se situaba entre cinco y seis e incluso los días que están en la UCI después de la operación también desciende.

Perfeccionan la técnica

En la primera intervención de este tipo que se desarrollada en el Reina Sofía colaboró el doctor Gonzalo Garzón, radiólogo cardiovascular del Hospital de La Paz de Madrid que cuenta con una amplia experiencia en la realización de esta operación (más de trescientas operaciones). Además, estuvo presente un equipo multidisciplinar formado por cinco facultativos del Reina Sofía: los cirujanos cardiovasculares Manuel Concha, Pedro Alados y José Ramón González, los radiólogos Miguel Canis y Luis Zurera y el anestesista Antonio Galán.

Uno de estos profesionales, el doctor Alados, viajará la próxima semana a Brasil para continuar con la formación y perfeccionar la técnica quirúrgica en el Hospital Universitario de Sao Paulo, centro acreditado por la amplia trayectoria en este tipo de cirugía y esta apuesta permitirá que todos los casos nuevos se intervengan por la nueva técnica.

Este procedimiento quirúrgico es de nueva aplicación, pues se realiza a nivel mundial desde hace unos cinco años, periodo en el que se ha comprobado su efectividad. El procedimiento se emplea en dos tipos de enfermedades de la aorta a nivel torácico: aneurisma o dilataciones crónicas que aparecen principalmente en pacientes mayores de 65 años con otros factores de riesgo (hipertensión, arteriosclerosis, entre otras) y en situaciones de rotura aguda de aorta provocada, en la mayoría de los casos, por accidentes de tráfico en jóvenes de entre los 20 y los 25 años.

Los aneurismas de la aorta son causados por el endurecimiento de las arterias, la presión sanguínea alta y trastornos congénitos como el síndrome de Marfán o sífilis. La mayoría de los pacientes son asintomáticos hasta que el aneurisma comienza a filtrar o expandirse, normalmente se detectan por medio de radiografías del tórax que se realizan por otros motivos y entre los principales síntomas de la enfermedad destacan dolores en el tórax o en la espalda.


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

 

 

 

1999-2020 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.