Javascript está deshabilitado. Para el correcto funcionamiento de esta web, recomendamos que esté activo Javascript 2.1.4. Ictus | Servicio Andaluz de Salud

Responsive menu mobile icon

2.1.4. Ictus

Definición funcional

Conjunto de actuaciones multidisciplinares dirigidas a la identificación, diagnóstico y abordaje terapéutico ante la sospecha de Ictus, y orientadas a la recuperación integral de la persona y a la prevención de nuevos episodios.

Límite de entrada

Persona con síndrome neurológico de inicio brusco y de posible origen vascular cerebral, que contacta con el SSPA en el momento del inicio de los síntomas.

Límite final

El proceso finaliza con la recuperación máxima esperada, para cada paciente, de la autonomía funcional y social.

Límites marginales

Ictus hemorrágico.
Ictus en la infancia.
Hemorragia subaracnoidea.
Abordaje de las complicaciones y/o secuelas a largo plazo.
Procedimiento de neuroradiología intervencionista.
Abordaje de la multimorbilidad y/o pluripatología.

Componentes

Se verificará la identificación inequívoca de la persona por parte del Servicio de Atención a la Ciudadanía de Atención Primaria, Atención Hospitalaria, 061 o Salud Responde.

En caso de incapacidad de hecho de el/la paciente, se consultará el Registro de Voluntades Vitales Anticipadas y se actuará de acuerdo con lo previsto.

En Atención Primaria:

Se realizará una evaluación orientada a:

  1. Aspectos del episodio agudo: síntomas y signos compatibles con síndrome neurológico de probable origen vascular cerebral y tiempo desde el inicio de los mismos.
  2. Antecedentes recientes (cirugía, traumatismo, sangrado, infarto agudo de miocardio), comorbilidad, presencia de demencia o deterioro cognitivo, situación terminal, factores de riesgo vascular o ictus previo y medicación actual con anticoagulantes/antiagregantes.

Se realizará exploración general y neurológica y se aplicarán las medidas terapéuticas generales atendiendo a las características de calidad del proceso.

Se activará el Código Ictus, cuyos criterios son:

  1. Inicio de los síntomas (tiempo de evolución menor de 4,5 horas).
  2. Situación basal de el/la paciente mediante escala Rankin =< 2.
  3. Focalidad neurológica.

Se realizará el traslado con Prioridad 1, recomendándose que la recepción en el Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias Hospitalarias (SCCU-H) no sobrepase los 45-60 minutos desde la llamada al centro receptor.

Atención en SCCU-H – Hospitalización según proceso

Seguimiento en Atención Primaria (Medicina y Enfermería de Atención Primaria/ Atención Hospitalaria):

El equipo de atención primaria realizará una evaluación tras el alta hospitalaria en las primeras 48 horas, valorando la limitación funcional postictus, funciones cognitivas, disfagia, riesgo de caídas y úlceras, según proceso.

Se comprobará la realización de tratamiento rehabilitador domiciliario y se iniciarán intervenciones dirigidas a modificación del estilo de vida (abandono del tabaco, actividad física, alimentación adecuada, evitar sobrepeso y moderar el consumo de alcohol). Se supervisará el tratamiento farmacológico para la prevención secundaria según las características recogidas en el proceso, atendiendo especialmente al control de presión arterial, dislipemias y diabetes mellitus.

Se informará a el/la paciente y/o familiar de la situación y plan terapéutico, y se favorecerá una planificación anticipada entre la persona con ictus y los profesionales responsables de su atención para facilitar la toma de decisiones, informando sobre el derecho a formular la declaración de Voluntades Vitales Anticipadas.

Indicador

Evaluación por el Equipo de Atención Primaria tras el alta hospitalaria de los pacientes que han sufrido un ictus.

Fecha de actualización
02/03/2017